/Gestionar “lo invisible” para mejores resultados

Gestionar “lo invisible” para mejores resultados

Comprender las dinámicas en lo referente a la organización de una empresa es algo vital para poder comprender como llevarla al siguiente nivel y hacerla avanzar hacia el éxito. Esto es justamente lo que la herramienta de constelaciones organizacionales y estructurales plantea para ayudar a las compañías a mejorar su funcionamiento.

Una de las entidades especializadas en este tipo de herramientas es la consultora internacional Geiser, liderada por el socio fundador y director Guillermo Echegaray, quien visitó nuestro país para presentar el sistema de “constelaciones organizacionales”. El experto en esta materia nos brindó una entrevista para dar a conocer los principales aspectos de esta metodología, aún desconocida para muchos.

¿En qué consiste el sistema de constelaciones organizacionales en las empresas?

Se trata prácticamente de una metodología de simulación de situaciones y de estrategias de solución de las mismas. Es como crear un escenario del problema en cuestión y buscar formas de resolverlo. Lo que sucede es que dicho escenario se vuelve particularmente real. Es como si el cliente estuviese “viendo” literalmente lo que está sucediendo en su empresa, y a través de distintas intervenciones, encontrando caminos para resolverlo.

“Se trata prácticamente de una metodología de simulación de situaciones y de estrategias de solución de las mismas.”

¿Cuáles son los problemas que son más efectivamente resueltos por este sistema?

En general las constelaciones organizacionales sirven para resolver una variedad muy grande de cuestiones: problemas con ventas, con no lograr éxito en los emprendedurismos empresariales, problemas de proyectos, de empresas familiares, de conflictos entre funcionarios o de alineamiento de equipos, etc.
Tengo que decir, sin embargo, que buena parte de los problemas hunden sus raíces en cuestiones de liderazgo. En mi experiencia como consultor – y contrastada con otros consultores internacionales – entre el 70% y el 80% de los problemas de las empresas tienen mucho que ver con asuntos de liderazgo.

¿De qué manera otras herramientas se complementan con el enfoque vinculado al cuerpo de las constelaciones organizacionales?

Muchas veces, un proceso de constelación viene acompañado de procesos de coaching, mentoría y de otras herramientas que manejamos los consultores para resolver asuntos de comunicación, clima, etc. En este sentido, las constelaciones no son un método aparte de otras técnicas.

Sí tengo que decir que la rapidez con que funcionan hace que muchas veces, problemas que llevaban años sin resolverse encuentran en una sesión de menos de dos horas una solución definitiva.

¿Cree que este sistema de resolución de problemas está ganando más terreno?

Sí, porque las empresas quieren resultados rápidos y efectivos a los problemas que tienen, y las constelaciones se los brindan.

“Creo que las empresas necesitan cambiar el modelo de desarrollo en el que se mueven.”

¿Cuáles podrían ser algunos ejemplos de casos de éxito utilizando este sistema?

Por ejemplo, recuerdo un trabajo de alineamiento que hice con una constelación para el equipo directivo de una importante empresa tecnológica de Ecuador. No volví a verles hasta el año siguiente y entonces les pregunté: “¿funcionó”. El CEO me contestó: “Pues no sé si funcionó, pero hemos tenido los mejores resultados de nuestra historia”.

También recuerdo a una clienta para quien diseñamos, mediante una constelación, una estrategia de cara a un juicio que tenía con un proveedor suyo. La estrategia funcionó y ganó el juicio.

¿Por qué decidió dedicarse a trabajar con este sistema como master trainer?

Porque creo que las empresas necesitan cambiar el modelo de desarrollo en el que se mueven. El mundo es ágil, cambiante, los entornos son cada vez más complejos y hacen falta herramientas que se adapten a esa complejidad.

¿Existen todavía algunas empresas a las cuales les cuesta adaptarse a este sistema?

Sí. Son aquellas que siguen presas de los modelos tradicionales y no se dan cuenta de que el motor del cambio es otro, que hace falta abrirse a la novedad si se quiere tener ventaja competitiva

¿Cuáles son las principales resistencias que pudo encontrar al uso de esa técnica en el ámbito empresarial?

El ámbito empresarial sigue preso de un modelo mecanicista. Las empresas son como máquinas y los individuos como engranajes dentro de ellas. Las constelaciones se basan en un paradigma sistémico y cómo todo está conectado con todo y existen ciertos hilos “invisibles” que influyen más de lo que creemos, las empresas que se abren a las constelaciones son aquellas que saben de la importancia de la “gestión de lo invisible”.