/Creatividad en las empresas

Creatividad en las empresas

Cuando se trata de la creatividad, muchos asocian el tema con soluciones increíbles, imaginando una especie de acto mágico y revolucionario. La práctica empresarial, sin embargo, no funciona así: los procesos creativos están más asociados con la simplicidad que con la complejidad.

Al respecto, José Daniel Nasta, escritor, publicista y CEO de Texo, opina que primeramente es importante poner la creatividad en contexto.

Para Nasta, la creatividad es la búsqueda de una solución distinta, innovadora y diferente, se trata de un proceso muy disruptivo, porque implica cambiar cosas.

¿Cuáles son los métodos para incentivar la creatividad entre los colaboradores de una empresa?

Una organización debe estar fundada en procesos que le den estabilidad y desarrollo; entonces, proceso y disrupción son conceptos antagónicos. Sin embargo, lo que hay que entender es que son complementarios y es un tema actitudinal, porque hay empresas que hablan y dicen que son innovadoras, y en la práctica uno ve que son profundamente conservadoras o atadas más a los procesos, que a la disrupción.

Yo creo que es parte de un proceso que responde a los liderazgos naturales de las empresas. Hay líderes que son más disruptivos en el sentido de estimular procesos; y hay líderes que son más de buscar una estabilidad. No hay fórmulas, porque ambos caminos nos conducen a resultados exitosos. Por supuesto, también está el perfil de las empresas: hay empresas que forzosamente tienen que ser más innovadoras por el rubro en el que están actuando, y otras que tienen que ser más estructuradas por la gestión que les corresponde, y esa es una lectura muy particular y muy especial.

En lo que se refiere a mí, la preocupación principal que siempre he tenido ha sido lo que yo llamo “levantar el techo”. ¿Qué es levantar el techo? reescribir funciones para que las personas que vienen detrás puedan ir asumiendo tareas a las cuales se les va delegando, van incrementando responsabilidades y a través del incremento de responsabilidades van aumentando ingresos, y yo creo que es muy importante.

En mi caso, hoy soy Chair man de Texo, mi preocupación principal es el macro, yo no estoy preocupado por el micro, soy un micro manager, ¿cómo se debe llenar una solicitud?, ese es un problema operativo que tiene que ser resuelto a nivel operativo, lo importante en este momento, y donde yo creo que aporto a las empresas Texo, es a través de la visión del macro y cómo esas empresas tiene que adaptarse, ajustarse y crecer dentro de esa realidad macro.

¿Cuáles son los factores que frenan la creatividad en las empresas?

Yo diría que el primer factor es la falta de objetivos claros, el segundo factor es la organización, o sea, uno puede decir que quiere una empresa innovadora, pero la organización actúa en forma opuesta a lo que significa innovación, y esas son señales que desconciertan a la gente.

Yo creo que tener objetivos claros muestran cuál es la visión de desarrollo que los directivos de las empresas tienen para sí. Un empresario tiene la responsabilidad de no coartar el futuro de su empresa, al contrario, debe estar permanentemente conectado para que las empresas puedan seguir desarrollándose.

“Tener objetivos claros muestran cuál es la visión de desarrollo que los directivos de las empresas tienen para sí”.

¿Normalmente las empresas paraguayas incentivan la creatividad entres sus colaboradores?

Yo creo que se ha dado en los últimos 20 años un gran cambio de gestión en las empresas paraguayas. Hay mucha gente joven que ha pasado a asumir nuevas responsabilidades y que le están dando una impronta más interesante, pero también creo que hay una cuestión de autoestima, donde en general el empresario paraguayo ha aprendido a tener éxito en su gestión, y eso es muy importante, muy significativo, porque no es simplemente copiar modelos de afuera, sino realizar la propia gestiones que las necesidades del país establecen. Así que hay muchos casos de éxitos que yo creo que tienen que ser aplaudidos, mirados, conocidos, y no digo copiados, pero sí que sirvan de ejemplo, de estímulo para que cada uno se desarrolle en su sector.

¿Qué le sucede a una empresa que no desarrolla la creatividad?

Yo no quiero hablar solamente de creatividad, creo que la palabra más totalizadora es innovación, y yo siempre pongo el ejemplo de una estantería: cuando se empiezan a aflojar los tornillos de una, de un día para otro se cae. Una empresa que no esté conectada con gestiones más modernas, más actualizadas, corre el riesgo de que le suceda lo que a una estantería, de un día para otro cae, y ahí se arma la debacle.

¿Se puede incentivar la creatividad y al mismo tiempo cumplir con los desafíos inmediatos del día a día?

Creatividad sin objetivos es un discurso, es un puro jugo de pico que no lleva a ningún lugar. Si existen objetivos lo que hay que plantear es cómo los realizamos de una manera creativa e innovadora.

“Creatividad sin objetivos es un discurso”

¿Cuáles son las cualidades de un colaborador o funcionario creativo a su entender?

Primero la inquietud, segundo la actitud, tercero la iniciativa, cuarto las ganas de hacer, quinto que tenga una resiliencia ante los rechazos para que pueda seguir insistiendo y presentando. Te diría que todo esto se da, si dentro de la estructura de la empresa se permiten tener funcionarios con este perfil.

¿Algunos consejos que pueda dar para desarrollar la creatividad dentro de las empresas?

Más que consejos yo diría que la peor gestión es la que no se hace, y el hacer tiene que ser rápido, y el mal hacer tiene que ser corregido rápidamente.

¿Alguna otra cosa importante que desee agregar?

Las empresas surgen de las visiones de los propios empresarios, y esas visiones se van nutriendo a través de un equipo de trabajo que complementa, que asume y que potencia esa visión, para adecuarla a una realidad del mercado.

Todas las empresas innovadoras han tenido fracasos en el medio, todos los empresarios innovadores también han tenido tropiezos, no fracasos.

El secreto está en volverse a levantar al día siguiente con las mismas ganas, y con nuevos deseos de hacer cosas.